Los fascinantes alaridos de Kim Gordon.