“La risa es un afecto debido a la transformación repentina de una tensa espera en nada” Immanuel Kant

Según Kant, “la risa es un afecto debido a la transformación repentina de una tensa espera en nada” (“Das Lachen ist ein Affekt aus der plötzlichen Verwandlung einer gespannten Erwartung in nichts”). Es decir, explica Kant, la risa es producto de “una espera” o expectativa “defraudada”. Según Kant, en aquello que incita a una risa vivaz y convulsiva “tiene que haber algo de contrasentido”. El hecho de que sea necesario el contrasentido para provocar la risa lleva a Kant a afirmar que en lo que nos produce risa “el entendimiento no puede encontrar complacencia”. No obstante, según Kant, esta transformación de una tensa espera en nada “alegra (…) de vívida manera” debido “influencia” que tienen “las representaciones sobre el cuerpo y su efecto recíproco en el ánimo”. En este sentido, no se trata de que la representación “sea un objeto de deleite”, sino que ella produce mediante el “mero juego” contradictorio “de las representaciones, un equilibrio de las fuerzas vitales en el cuerpo”. Kant aventura una descripción del proceso que va de la broma a la risa:

Leer el resto de esta entrada »