¿Dónde ha quedado esa noche, tan calida y extraña, en la que nadie siente más miedo de sí mismo?

por Juan Pablo Anaya

Anuncios