«Voy por la vida hilvanando traspies, como un estupido»

por Juan Pablo Anaya