¿Acaso padecemos un exceso pegajoso de comunicabilidad bio-mediático-afectiva?

por Juan Pablo Anaya

“El desarrollo del ‘pandemicismo’ reside precisamente en ese “volverse viral”, en ese estar en todos lados, una cierta generalizabilidad de los virus (…) La naturaleza misma de la enfermedad no puede ser propiamente explicada. Pero esta enfermedad no puede ser comunicada debido a su comunicabilidad omnipresente. En el virus “volviéndose viral,” también nos movemos más allá de un devenir biológico de lo social y de los medios hacia una comunicabilidad excesiva. La inhabilidad para comunicarse efectivamente y de manera pública de aquellos que conocen mejor de un tema es establecida por un exceso pegajoso de comunicabilidad bio-mediático-afectiva”

(Anna Munster, An aesthesia of networks, pág. 119.

Anuncios