La paradoja del “cojifaje”

por Juan Pablo Anaya

La definición de una palabra no puede afirmar algo y negarlo al mismo tiempo. Si definimos A como ‘B y no B’ podemos estar seguros que tenemos un término imposible o una falsa definición. Sin embargo, las palabras baúl (portmanteau words) como cojifaje (cojer y fajar) conllevan precisamente estas contradicciones debido a que ‘fajar’ es claramente distinto que ‘cojer’. Estas palabras únicamente cobran sentido cuando asumimos que un lado de la palabra le da sentido al otro y viceversa sin que ninguno de los dos sea dominante: el sentido de una palabra como cojifaje es el de un ‘fajar’ que es casi ‘cojer’ pero también el de un ‘cojer’ que no deja de ser un simple ‘fajar’. El sentido de la palabra cojifaje proviene en este caso de una auto-afirmación que es la vez la afirmación de una contradicción. Cuando se dice que las palabras sin-sentido ‘dicen su propio sentido’ se implica que su sentido no puede ser determinado en otro lugar que en ellas mismas pues este sentido es en sí mismo contradictorio.

Anuncios