Portishead y Abba destinados desde siempre a conformar un palimpsesto.

por Juan Pablo Anaya

Anuncios