Humor negro del sigo XII, atribuido a Walter Map (cortesía de Guillermo Espinoza @gelotos)

por Juan Pablo Anaya

“Dos abades del císter recuerdan que a Bernardo de Claraval no siempre le salían bien los milagros. Uno de ellos relata que cuando murió el hijo de un señor, Bernardo ordenó que pasaran el cuerpo a una habitación aparte. ‘Después de que salieron todos se acostó sobre el niño, hizo una oración piadosa y se levantó, pero el niño no, había muerto’. A lo que el otro dice: ‘Ningún monje podría tener tan mala suerte, porque nunca había escuchado de un niño que, viendo que un monje se acueste sobre él, no salga corriendo de inmediato.'”

Anuncios