Sobre cómo muere el Yo.

por Juan Pablo Anaya