por Juan Pablo Anaya

«Puedo imaginarme perfectamente que alguien dude siempre, antes de abrir la puerta de su casa, si acaso no se ha abierto un abismo detrás de él y que decida cerciorarse de ello antes de entrar y puede resultar alguna vez finalmente que tenga razón»

Ludwig Wittgenstein, Investigaciones filosóficas