por Juan Pablo Anaya

“las cosas, las personas y los nombres son como cajas, de las que se saca algo que tiene otra forma por completo distinta,  algo de distinta naturaleza, contenido desmesurado”