«Si la filosofía ha de morir a manos de la publicidad, será de risa»

por Juan Pablo Anaya