“De un golpe ya, querida señora, y alivie su corazón”

por Juan Pablo Anaya

Anuncios